lunes, 11 de febrero de 2013

10 Consejos para la escritura de una crónica. Por Alberto Salcedo Ramos


“La crónica: el rostro humano de la noticia”

“El periodismo es el oficio más bellos del mundo” (Albert Camus) pues permite retomar la información como posibilidad narrativa.

1.    La crónica desarrolla un aspecto secundario o de color de un acontecimiento que ha sido, antes, objeto de tratamiento noticioso. Ese es su valor agregado.

2.    Es necesaria una narración detallada para reconstruir el escenario en donde sucedieron los hechos.

3.    Se deben narrar acontecimientos de interés general, de acuerdo a la época. Aquí, para la elección del tema, es importante tener en cuenta que este puede ser noticioso, afectar al mayor número de personas o ser actual para que le interese a la gente y cause curiosidad en la opinión pública. Además debe ser un tema en donde el persona experimente conflictos consigo mismo y con su entorno. De acuerdo con lo anterior, se debe lograr que el personaje, gracias a esos conflictos, exprese sus emociones para hacer humanos las cifras y los imples datos. En otras palabras, para darle un rostro humano a la noticia. Finalmente es importante escribir sobre lo que se conoce y nos interesa a nosotros mismos como periodistas pues esto hará apasionante la crónica y nos permitirá creer en el tema y volverlo así interesante.

4.    La crónica es un género no tan estricto, en donde el autor puede tratar los diferentes temas de la manera que mas le parezca conveniente para los objetivos narrativos de la historia.

5.    Las acciones, dentro de la historia, se convierten importantes dependiendo de las necesidades del relato. Lo anterior lo decide el autor.

6.    La crónica es, en cierto modo, subjetiva pues interpreta la realidad en el marco de otras miradas.

7.    Al haber escogido el tema, el paso siguiente es el trabajo de campo en donde la investigación es lo más importante. El periodista debe tener, según Malinowsky, citado por Salcedo en su texto, la “capacidad de sumergirse sin prejuicios en la cultura de los otros con el fin de comprenderla y aprehenderla”.

8.    Al haber recopilado toda la información, se debe seleccionar lo que se va a contar y la forma en que se va a contar, teniendo en cuenta que la crónica es “la vida sin los momentos aburridos” Alfred Hitchcock.

9.    En la escritura no hay que dejar de lado la información importante que recree el contexto e el que sucedieron los hecho, por más aburrida que esta sea.

10. El primer párrafo es muy importante, es en él en donde se debe abordar el tema de manera contundente para así lograr enganchar al lector y llevarlo a que conozca el remate de la historia que sin duda, debe ser definitivo.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

·      Salcedo, A. “La crónica: el rostro humano de la noticia” Pasos esenciales del género, desde la selección del tema hasta la escritura final.

·      https://sites.google.com/site/tallerdeperiodismo20121/

martes, 5 de febrero de 2013

Los elementos del titular (parte 3)


(Trabajo tres)

Por: Andrés Gómez Vela

Como señalamos en las dos primeras partes de este libro, el titular cumple tres funciones:
Anunciar y resumir la parte más importante de la noticia;
Convencer de que aquello que cuenta es interesante o importante; y
Evadirse de la propia información que se resume, cobrar vida propia  y resultar inteligible por sí mismo, de manera que el lector pueda contar el hecho apenas leído el titular .

En líneas generales un título debe anticipar la noticia, no agotarla, y, por supuesto, informar y orientar, de tal modo que las personas que lean un titular tengan la idea completa de lo que sucedió o el interés suficiente como para quedarse hasta el último párrafo o hasta el último segundo de la noticia audiovisual. El titular es para el público de los medios como la carnada para el pez, con la única diferencia de que aquel no muere como éste, sino se alimenta de información y conocimientos.

El título

Bajo esta mirada el titular o título es una codificación comunicativa de elementos sistemáticamente dispuestos para facilitar a los públicos la comprensión de la realidad resumida en una información encapsulada en pocas líneas. Dicho de otra manera, es una ordenación sintáctica de palabras para resumir el texto periodístico, y, en ocasiones, incluso completarlo.

En este sentido, el titular tiene las siguientes partes o elementos:

-Antetítulo
-Título
-Subtítulo
-Epígrafe
-Sumarios

Podemos decir que el título es el principal elemento del titular, ergo el término titular incluye el título, pero no exclusivamente porque puede ser complementado con otros elementos como veremos más adelante.

Además, el titular se destaca fácilmente del resto por el tamaño de letra, es el más grande de todo el código comunicativo.

Dado que los otros elementos giran en torno al título vale la pena señalar que éste debe mantener independencia sintáctica tanto del pretítulo, subtitulo o sumario. Es decir debe entenderse por sí solo, su significado no puede estar ligado ya sea al pretítulo o subtítulo.

Generalmente los periodistas principiantes suelen cometer este error de atar el significado del titular al pretítulo; ejemplo:

Para la seguridad ciudadana 

La Alcaldía asegura que no hay recursos

----

Podía haber titulado del siguiente modo:

La Alcaldía paceña promete buscar financiamiento

No hay dinero para laseguridad ciudadana

---

En el primer caso vemos que parte del significado del título está ligado al pretítulo, es decir, el código comunicativo principal depende de uno complementario, cuando entre ambos debiera haber independencia sintáctica. Para evitar estas chambonadas se debe tomar muy en cuenta que, generalmente, el público primero lee el titular y, posteriormente, va al pretítulo y subtítulo.

La esencia principal del título debe ser satisfacer la curiosidad informativa del público sin necesidad de leer el resto de los componentes del titular, por ello mismo, insisto, debe ser independiente en su significado.

Titular de Página 7 de La Paz en su edición del 26 de enero de 2013:

Anuncia la puesta en marcha de una campaña internacional

Evo pide solidaridad a cuerpo diplomático en tema marítimo

Titular de La Razón de La paz en su edición del 26 de enero de 2013:

CUMBRE DE CELAC-UE EN CHILE

Evo: No habrá integración en la Celac sin mar para Bolivia

Ambos títulos aluden al mismo tema y tienen independencia sintáctica, vale decir que su significado depende de sí mismo y no del antetítulo.

Un punto que no hay que perder de vista es que el título debe responder a dos preguntas esenciales: Quién es la fuente de la información y qué hizo. El sólo hecho de comprender el qué y el quién o el quien y el qué (usted elige el orden de prioridad) basta para escribir un buen titular e informar con claridad a los públicos. En los títulos anteriores, el quien de la noticia es Evo (Presidente de Bolivia), y el qué, el pedido de solidaridad al cuerpo diplomático en torno al tema marítimo (Página 7); y la advertencia de la no integración en un organismo regional si no hay mar para Bolivia (La Razón).

Un ejemplo más, titular de Erbol Digital del sábado 26 de enero de 2013:

Uniformados hacían control de contrabando, asegura Dávila

Gobierno dice que Chile promete
resolver retención de soldados

En este último caso el quien de la información es el gobierno y el qué, la promesa de Chile de resolver la retención de soldados bolivianos. Es importante subrayar que la clave para un buen titular es conocer quien hizo qué o quién dijo qué.

El pretítulo 

El pretítulo o antetítulo es un elemento del titular que complementa al título y,  generalmente, emplea más palabras que éste y un tamaño de letra menor. Su función principal consiste en explicar o revelar datos o detalles importantes de la información que no aparecen en el título por razones de espacio.

Mientras el título narra la noticia, el antetítulo lo explica, lo desarrolla, lo complementa, lo sustancia, lo grafica. Sin embargo, debe ser redactado de tal modo que pueda leerse por separado para que la supresión, ya sea del título o el antetítulo, no impida la comprensión del código comunicativo. Aunque, muchos periodistas dejan que el pretítulo dependa en cierto modo del título, en lo semántico global (en vista de que se trata de un solo tema o idea), lo que no hacen es reproducir la dependencia en lo sintáctico, vale decir, en ligar la oración que figura en el título con la oración del antetítulo. Ejemplos:

Titular de El Deber de Santa Cruz, sábado 26 de enero de 2013:

INSTALARÁN CÁMARAS 
1.500 policías controlarán la entrada carnavalera

El pretítulo complementa la idea de la forma cómo será controlada la entrada carnavalera en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

Titular Los Tiempos de Cochabamba, sábado 26 de enero de 2013:

FEJUVE PIDE ANULAR EL COBRO DE MULTAS A LOS USUARIOS QUE NO ENTREGUEN BASURA RECICLADA
Exigen informe sobre los carros basurero

El pretítulo identifica la fuente resumida en el titular en el verbo conjugado en sujeto colectivo, además de dar obviamente detalles muy importantes acerca de la noticia.

Es aconsejable no repetir en el antetítulo palabras que ya figuran en el título o en el sumario por razones de estilo y, por supuesto, de fluidez sintáctica.

El subtítulo

En buenos términos es el título secundario. Si el pretítulo explica o complementa al título, el subtítulo describe el contenido de la información o narra las partes esenciales de la noticia resumida en el título. Se reconoce fácilmente porque está inmediatamente debajo del título, aunque también se usa para destacar o subrayar una idea en la estructura misma de la narración informativa. El subtítulo se caracteriza por tener más palabras y el cuerpo más pequeño. Ejemplos:

Títular Página 7, sábado 26 de enero de 2013:

Un informe oficial señala que sólo el 2,8% ocurre por fallas mecánicas

Alta velocidad, embriaguez e imprudencia causan accidentes

DATO El 44% de los accidentes se registra por imprudencia del chofer, el 18,1% por manejar ebrio y el 15,2% por exceso de velocidad. El reporte oficial corresponde a 2011.

En este caso, el subtítulo, que figura inmediatamente debajo del título y en tamaño y tipo de letra diferente a los otros dos elementos, describe la información resumida en el título.

Titular El Deber, sábado 26 de enero de 2013:

FUERON TRASLADADOS A IQUIQUE
Tres militares bolivianos son aprehendidos en Chile

Los soldados están acusados de cruzar la frontera sin autorización y portando un arma de fuego. En Colchane afirman que estaban asaltando a los lugareños. El Gobierno no se pronuncia. 

El subtítulo de este titular aporta mayores detalles acerca del incidente ocurrido en la frontera boliviano-chilena y señala un dato complementario respecto a la posición del gobierno nacional en torno al tema.
Obviamente, el subtítulo depende del título en su codificación comunicativa, pero no en su redacción. Vale decir, que el subtítulo no se entiende completamente sin el título, pero sí mantiene su autonomía sintáctica.
También suele llamarse, al menos en Bolivia, subtítulo al código comunicativo que figura entre los párrafos de una estructura de redacción para destacar una idea que figura en la información. Ejemplo:

Texto de El Deber que corresponde al título: Tres militares son aprehendidos en Chile, sábado 26 de enero de 2013:

Tres militares bolivianos fueron detenidos ayer al haber ingresado sin autorización al municipio de Colchane, en la región chilena de Tarapacá, cercana a la frontera con Bolivia, informó el ministro de Interior chileno, Andrés Chadwick.

En un primer encuentro con los periodistas, Chadwick señaló que hasta ahora solo tenían "los antecedentes del ingreso, del traspaso de la frontera" y que entraron "acompañados de un arma" y consideró que lo conocido hasta ese momento no daba para calificarlo "como un simple hecho policial".

 Sin embargo, horas más tarde precisó que los soldados bolivianos corresponden al Regimiento Satinadores (Satinadores de Selva Manchego) y portaban un fusil Falk de 7,62 milímetros "que corresponde a un arma de guerra".

Según reportes de medios chilenos, los militares efectuaron algunos disparos y pobladores de Colchane los acusaron de haber asaltado a lugareños.

Hoy van a audiencia

"No podemos descartar que se hayan efectuado disparos con esa arma. No lo podemos descartar porque a esta hora ya tenemos confirmados algunos testigos que habrían escuchado disparos, por lo que se ha ordenado el peritaje para ver si el arma fue efectivamente utilizada", añadió el ministro.

Chadwik indicó que durante las primeras horas de hoy se celebrará la audiencia del control de detención de los tres soldados, que ya están a disposición del Ministerio Público.

En 2011, autoridades chilenas detuvieron a 14 militares bolivianos por cruzar la frontera. Los soldados fueron detenidos y enviados a prisión, pero luego fueron liberados 

Hasta el cierre de edición, el Gobierno no se pronunció sobre el caso

MORALES PIDE AYUDA AL CUERPO DIPLOMÁTICO

El presidente Evo Morales pidió ayer a los embajadores acreditados en Bolivia su cooperación en el objetivo nacional de lograr una solución a la histórica demanda marítima del país, durante el saludo protocolar del cuerpo diplomático. “Bolivia nunca se va a quedar callada. Vamos a seguir una campaña internacional, ya hemos decidido, por eso, su comprensión, su participación para resolver una demanda, un problema histórico de tantos años”, dijo el mandatario ante un auditorio en el que faltó el cónsul general de Chile en Bolivia, Jorge Canelas. El embajador de España, Ángel Díaz de Tuesta, señaló que es un asunto bilateral entre Chile y Bolivia. En la misma línea, el embajador de Brasil, Marcel Biato, dijo que es un tema “que los dos países están manejando”.

En este texto de El Deber aparecen dos subtítulos, que cumplen dos funciones: destacar un hecho y separar ideas comprendidas en un mismo cuerpo.

Epígrafe

El epígrafe no es noticioso y sirve para encuadrar temática o geográficamente el texto informativo que encabeza. Por ejemplo en una página de deportes pueden figurar las palabras temáticas: tenis, ciclismo, balonmano; o pueden haber términos que identifican regiones: La Paz, Santa Cruz, Beni. En definitiva, sirve para identificar una sección, un tema, un caso: Nacional, Narcoamauta, Terrorismo, respectivamente; y casi siempre aparece en la parte superior de la página. Ejemplo:

Epígrafe Página 7, sábado 26 de enero de 2013:

Nacional 

Un informe oficial señala que sólo el 2,8% ocurre por fallas mecánicas
Alta velocidad, embriaguez e imprudencia causan accidentes

La palabra nacional es el epígrafe, en este caso identifica la dimensión regional de la información que resume el titular.

Sumarios

Los sumarios son textos que resumen una parte de la estructura informativa y están desplegados en ventanas o espacios abiertos en medio de las notas; también aparecen como cuadros destacadas con un color distinto para diferenciarlo del cuerpo central, donde se escriben datos para destacar un detalle importante o se registran punteos de las ideas más sobresalientes de la noticia central.

La disposición de sumarios depende mucho del estilo de diagramación de las publicaciones impresas, generalmente se usa en las revistas o medios con diagramación arrevistada, que tienen espacios en blanco para darle mayor aire al texto o facilitar la lectura.

Historia del titular (parte II)


(Trabajo dos)

Escrito por: Andrés Gómez Vela

¿Dónde se les ocurrió resumir las noticias en pocas palabras y líneas para invitar a la lectura? Gran parte de los autores coincide que el titular nació en América por las necesidades y urgencias informativas. La prehistoria del periodismo describe que en su etapa ideológica (cuando el periodismo era estrictamente opinativo), entre la primera mitad del siglo XIX y hasta la Primera Guerra Mundial, las unidades informativas carecían de titular y de ilustración, las publicaciones estaban llenas de letras diminutas separadas por espacios en blanco, franjas o cintillos.

En ese tiempo, se encargaban de poner titulares los vendedores, los ciclistas, los canillitas (diríamos hoy), quienes para atraer la atención sobre las hojas impresas vociferaban un desordenado resumen de los artículos que figuraban en la edición.

El periódico de aquella época, generalmente de cuatro páginas, no era más que un conjunto de noticias monotemáticas con alta carga ideológica, no tenía secciones, y, sus títulos eran breves sintagmas nominales, se resumía a una sola palabra (por ejemplo “Perdón”, “Lucha”, “Guerra”) que no reflejaba el contenido de la noticia y tampoco atraía la atención.

Robert E. Garst y Theodore Bernstein  aseguran que el titular tiene su origen en Estados Unidos (EEUU) y señalan que hasta el Siglo XX los diarios rotulaban o etiquetaban sus noticias; “eran simples enunciados sin verbo que indicaban el tema y contribuían al orden de las páginas y clasificación de noticias”, dicen.

Con motivo de la Guerra de Secesión en EEUU se produjeron los primero intentos de titular las noticias de los distintos frentes, pero en realidad se trataba más bien de sumarios que explicaban historias en una columna, de arriba abajo, con las líneas separadas por un filete .

Martín Vivaldi escribe que eran periódicos no titulados simplemente rotulados y aclara que el título periodístico es informativo, declarativo, mientras que el rótulo es simple anuncio de algo, por ello mismo “es antiperiodístico por su vaguedad e imprecisión”.

Obviamente, lo propio sucedía en Bolivia, donde durante la insurrección independentista (1809-1825), los pasquines rebeldes tenían breves rótulos sobre el tema que trataban, al igual que los volantes que eran tirados en los pueblos ya sea por las fuerzas realistas o independentistas para proclamar sus triunfos. Esta característica se extendió a los periódicos fundados al mismo tiempo o después de la República en 1825.

Eloi Martínez, basándose en Antonio Espina, resalta que, en las primeras décadas del siglo XX, las noticias de hechos que tenían mucha importancia se hallaban sueltas “entre el mazacote de las secciones, apreciándose un titular neutro y anodino y a continuación varias noticias sin epígrafe separadas por un breve guión”.

Manuel Vigil Vásquez rememora títulos que no dejan de ser sino pintorescos recuerdos de los comienzos del arte de titular, tales como “lamentable suceso”, “El suceso de anoche”, “Nota de la Dirección General de Seguridad” o “Execrable crimen en el Rastro” .

Garts y Bernstein sospechan también que los titulares tal y como los entendemos hoy, que se extienden a lo largo y ancho de la columna de un diario, son fruto de la Guerra de Cuba de 1898 y, posteriormente, de la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, López Hidalgo subraya que a medida que avanza el siglo XIX los titulares aumentan tanto en título y número de palabras, como en tamaño, individualizando y refiriéndose de un modo cada vez más informativo a la noticia que encabezan. Asímismo combinan distintos tipos de letras en su confección y añaden más elementos al conjunto, como son los subtítulos.

María José Ruiz Acosta, citado por Antonio López Hidalgo, sostiene que esta concepción del titular se mantiene hasta que una serie de factores que aparecen a finales del Siglo XIX y a principios del Siglo XX modifican su concepto y el del periódico como medio de comunicación. Tres causas principales propician esta evolución:

1. La aplicación cada vez mayor de los adelantos técnicos que tímidamente comienzan a utilizarse durante el Siglo XIX (telégrafo, teléfono).

2. El cambio de la situación política (Tras la Revolución Francesa), y el arraigo de temas sensacionalistas (asesinatos de personajes conocidos) van a provocar que el interés del público se desplace de los primeros hacia los segundos, de un marcado carácter populista.

3. El nacimiento de periodismo de empresa, es decir, la fundación de nuevos medios impresos, que ahora aparecen acompañados y respaldados económicamente por una organización de tipo industrial, que garantiza la viabilidad del periódico, al tiempo que lo presenta como un producto mercantil con el que se pretende ganar dinero.

En Bolivia, el primer periódico que asume la producción de noticias como industria informativa es El Comercio, que nace antes de la Guerra del Pacífico (1879), y ya redacta los titulares con las características conocidas hoy.

Durante el transcurso del Siglo XX el periodismo se vuelve un producto más informativo que opinativo. Este cambio, junto a los tres aspectos mencionados con anterioridad, llevará a los diarios no sólo a sustituir los rótulos por titulares sino a buscar con ellos y en ellos una llamada de atención, ese flash que atraiga al lector a descifrar la noticia.  Pero es efectivo a partir de 1950, cuando se institucionaliza en casi todo el mundo la pirámide invertida. Vale decir, cuando se comprende que el lead (primer párrafo) es el resumen de lo más importante de la noticia y el titular es la extracción de lo más esencial del lead.

Recurriendo a Garst y Bernstein, tal y como exponen en su libro, Headlines and Deadlines, se puede decir que uno de los primeros rótulos que tuvo apariencia de titular fue el que puso, en 1781, “The Boston Gazette” en la portada de un extra que constaba solo de una página para dar la noticia de un hecho en la historia de las colonias. Un gran titular alertaba “Cornwallis Taken”. Evans cita también como antecedente las ocho líneas con las que The Times encabezó las noticias que llegaban de Francia en 1789: “France./ Confinement/ of the/ King, Queen,/ and / Royal Family,/ and/ The Attempt to Murder the Queen”.

Por supuesto que estos casos fueron un simple balbuceo de la nueva prensa. Según Lorenzo Gomis , las guerras impulsaron el desarrollo de los titulares, entre ellas la guerra civil estadounidense. “Pero –explica- estos no eran titulares que se extendían a lo largo de la página sino una especie de sumarios que explicaban la historia en una columna, de arriba abajo, con las líneas separadas con un filete. Porque el titular que se extiende de lado a lado de la página fue resultado de la guerra entre (Joseph) Pulitzer y (William Randolph) Hearst por la supremacía periodística, confrontación que tuvo su punto culminante en la Guerra del Cuba, en 1898”. Pero Gomis advierte que no fue hasta la guerra europea de 1914 cuando el hábito de los titulares a toda página tomó carta de naturaleza en la historia del periodismo.


Sin embargo, en Bolivia, los titulares en la prensa comenzaron a posesionarse en la segunda mitad del Siglo XIX, al igual que en el resto de los países de América. El periódico El Comercio escribió en febrero de 1879 el siguiente titular a plena apertura para informar sobre la invasión chilena: “El 14 de febrero tropas chilenas tomaron por asalto el puerto de Antofagasta”. “Mejillones y Caracoles en poder del invasor”. “Todo el pueblo con el gobierno para defender la patria”. “¡Viva Bolivia!”. “¡Viva el Perú!”. “¡Abajo Chile!”.


Ver texto original en el blog de Andrés Gómez 

Redacción periodística: El titular (parte 1)


(Trabajo uno)                                                

Andrés Gómez Vela

A diferencia de lo que sucede en las matemáticas, en el lenguaje el orden de factores, en este caso de palabras, sí altera el producto final, lo que no sucede en la ciencia exacta, donde el orden de factores no altera el producto. Vale decir que, en una operación de multiplicación, por ejemplo, 5x7 tendrá el mismo resultado que 7x5 (35). En cambio, si escribo, “Vieja loca” no tendrá el mismo significado que “Loca vieja”. En el primer caso, una mujer vieja está loca; en el segundo, la loca es vieja porque su locura data de hace mucho tiempo, aunque ella en edad sea joven.

Por ello, la Redacción Periodística se resume a la buena administración de las palabras acorde a las reglas del lenguaje y la creatividad del periodista. Dicho de otro modo, se trata de dar forma a través de las palabras a la realidad que queremos convertir en noticia, que no es más que el hecho o dicho que interesa a los públicos de los medios de comunicación y se caracteriza ya sea por ser sorprendente, increíble, estremecedor, paradójico, trascendental, llamativo, importante, o, sencillamente, interesante.

Es probable que en este sentido el profesor español José Luis Martínez Albertos tenga razón cuando dice la “Redacción Periodística es la ciencia que se ocupa del estudio de unos determinados signos –naturales y técnicos- ordenados en una unidad de pensamiento con el fin de transmitir datos e ideas de interés general a través del periódico o de cualquier otro medio de comunicación de masas”.

Sin embargo, más que una ciencia, en realidad la redacción es una técnica que alcanza el nivel de arte cuando se ensambla con el talento del periodista. Obvio que una persona puede conocer las reglas gramaticales y escribir llanamente bien, sin embargo, esa escritura alcanzará dimensiones geniales solo cuando sea capaz de recrear el mismo lenguaje a la hora de ordenar los signos, las palabras como lo hacen los poetas, literatos o periodistas.

Sobre estas bases racionales se puede afirmar que para hablar no hay que ser un genio, pues, habla hasta la persona más tonta porque el lenguaje oral viene genéticamente codificado, lo que no sucede con la escritura, que no está en los genes, sino es el resultado de un aprendizaje, que puede alcanzar dimensiones sorprendentes cuando  se cimenta en el talento personal que, paradójicamente, sí está en los genes.

Dado este breve preámbulo, comencemos por la primera parte de una noticia, El Titular o Título , que no es más que la mejor expresión del talento del periodista y el escaparate donde se expone la inteligencia de la persona que presenta la noticia en pocas y acertadas palabras.

Jorge Luis Borges , en el prólogo a la obra de J. W. Dunne, “Un experimento con el tiempo”, escribe: “algún historiador de la literatura escribirá algún día la historia de uno de sus géneros más recientes: el título. No recuerdo ninguno tan admirable como el de este volumen. No es meramente ornamental; nos incita a la lectura del texto y el texto, ciertamente, no nos defrauda. Es de carácter discursivo y abre posibilidades magníficas a nuestro concepto del mundo”.

El titular, como dice Borges, tiene como función principal incitar a la lectura o despertar curiosidad en el público para que se acerque al primer párrafo de la noticia y de ahí no parar de leer hasta el último párrafo.
Una conocida frase anónima señala que “un titular debe ser como una minifalda en una mujer hermosa: lo suficientemente larga para cubrir lo importante y lo suficientemente corta para mostrar lo interesante”. En otras palabras, sugiere que no vale la pena decir todo en el titular para picar la curiosidad del lector, radioyente, televidente o internauta, y, de ese modo, seducirlo a quedarse y no voltear la página en el caso de un periódico o hacer zapping en el caso de un noticiero de televisión.

Sin embargo, Lorenzo Gomis subraya que un buen titular puede servir para dos cosas aparentemente contrarias: “para incitar al lector a leer la información que viene a continuación o para darla por leída y continuar adelante. En el primer caso, el lector advierte que la información le interesa lo suficiente como para leerla. En el segundo caso, absorbe la información y se da por satisfecho con lo que el título lo aporta”.  

Y por supuesto el titular es la parte más subjetiva de la noticia porque es consecuencia de la diminuta realidad recortada de otra ya pequeña realidad seleccionada de una inabarcable y gigante realidad donde figura un cúmulo de hechos y dichos. Es subjetivo porque el periodista elige el hecho que merece un gran o pequeño titular y selecciona las palabras con las cuáles describirá aquella primera selección. Por ello, varían los titulares en los medios de comunicación sobre un mismo hecho. Sin embargo, para no caer en la arbitrariedad debe cumplir determinados requisitos, que serán tratados más adelante.

Será que por eso, Percy Tannenbaum señala que el titular “es un buen reclamo, un rótulo luminoso o un guiño pretenciosamente seductor; y, en todo caso, es ya una información y también es una opinión”.
Para Alex Grijelmo, “el título es la mejor credencial de su texto”. Manuel Vigil Vásquez entiende que “el titular es como la definición de una noticia”. En tanto Mar de Fontcuberta escribe que “la primera impresión que recibimos de una noticia suele ser a través de un titular”.

El conocido profesor Martín Vivaldi ironiza sobre posibles errores cometidos en el titular: “A veces,  la manía de la cabeza o encabezamiento traduce un modo de trabajar con los pies”. A propósito, José Javier Muñoz dice que “un mal titular puede arruinar una buena información, pero en ningún caso un título bueno mejora la calidad del texto informativo, aunque sirve para atraer a la lectura”.

Philippe Gaillard advierte que no todos los periodistas aciertan a titular sus textos, por esta razón asegura que en algunos diarios siempre hubo periodistas especializados en titulares, ya que en este arte no brillan todos los redactores con la misma luz y acierto. “Un diario que publicase inmejorables artículos, pero presentados con malos títulos, sería un mal diario, pues… no tendría lectores”, alerta.

Josep Lluis Gómez Mompart cuenta que los diarios avanzados tecnológicamente de Estados Unidos contaban con tres grandes tipos de periodistas: writters, aquellos que recogen la noticia y la escriben; columnistas, los únicos autorizados a comentarla; y copy editors, quienes “pasan” los originales, los corrigen y, eventualmente, los reescriben. A estos últimos les cabía la responsabilidad del título.

En el presente tiempo el primer titular lo escribe el periodista que produce o cubre la noticia y puede ser corregido, mejorado o cambiado, según las circunstancias y en consulta con ese periodista, por el editor de sección o, finalmente, por el Jefe de Redacción o el Director del Medio.

El buen periodista no sólo es aquel que escribe bien y rápido, sino aquel que mientras observa el hecho o hace la entrevista ya tiene en su cabeza el titular o título con el que arrancará la noticia que escribirá. Caso contrario puede significar que estuvo físicamente en el hecho o rueda de prensa, pero no mentalmente, o quizás no entendió la información y por ello aún necesita procesar con la ayuda de su jefe u otros colegas, lo que le pone en condiciones de desventaja a la hora de interpretar el hecho o dicho.

De este modo se entiende por qué el protagonista del relato de Mario Benedetti, “Más o menos hipócritas”, achaca al periodista que lo está entrevistando esta búsqueda del titular: “Lo que sucede es que ustedes a veces simplifican. Quieren una respuesta única, compacta, y por añadidura que sirva para el titular del reportaje. ¿Qué provocó la crisis del Golfo? Y responden la invasión de Kuwait. Y no. Es mucho más complejo”.

Un detalle más en este primer trabajo, una buena noticia casi siempre tiene un buen titular o es fácil de redactarlo; en cambio una noticia intrascendente, generalmente, es muy difícil de titular o al menos buscarle una salida interesarse como suele decirse en el ámbito periodístico.  

Finalmente, es aconsejable escribir el titular antes de comenzar a escribir la noticia, es señal de que el o la periodista sabe lo que está redactando y los límites que tendrá la información; no es totalmente malo poner el titular luego de acabar de redactar la noticia, pero es muy probable que refleje que el o la periodista no sabía que escribía o que escribió hasta que llegó al último párrafo y tiene que volver al primero para poner recién el titular.

Escrito por: Andrés Gómez Vela

jueves, 21 de junio de 2012

Manual de Estilo para periodistas (José Luis Martínez Albertos)


Este Manual de Estilo, preparado y editado por el Instituto de Prensa de la SIP, busca orientar a los periodistas en el uso del lenguaje y agrupar ordenadamente un conjunto de normas generales y reglas no escritas que regulan el trabajo profesional.

Manual de Estilo (para Periodistas) ( Periodístico )

domingo, 16 de octubre de 2011

Normativa para evaluar la redacción periodística

La carrera de Periodismo de la Universidad Andrés Bello, a través de la presente normativa, unifi ca los criterios básicos para la corrección del lenguaje escrito en las distintas asignaturas que se imparten en su malla curricular.

La normativa incorpora los aspectos básicos y mínimos que se deben considerar en la evaluación de cualquier trabajo escrito que tengan que realizar los estudiantes en las distintas asignaturas de la carrera. Los profesores tendrán que corregir y evaluar estos aspectos en cada trabajo. Normativa para evaluar la redacción periodística - Escuela de Periodismo, Universidad Andrés Bello, Chile

4 usos erróneos de la coma

1 Es incorrecto escribir coma entre el sujeto y el verbo de una oración, incluso cuando el sujeto está compuesto de varios elementos separados por comas: Mis padres, mis tíos, mis abuelos, me felicitaron ayer. Cuando el sujeto es largo, suele hacerse oralmente una pausa antes del comienzo del predicado, pero esta pausa no debe marcarse gráfi camente mediante coma: Los alumnos que no hayan entregado el trabajo antes de la fecha fi jada por el profesor suspenderán la asignatura.
 
2 No debe escribirse coma delante de la conjunción que cuando esta tiene sentido consecutivo y va precedida, inmediatamente o no, de tan(to) o tal: Dependían tanto uno del otro que la confi anza era imposible / La situación había llegado a tal punto que ya no era posible ocultarla.

3 No se escribe coma detrás de pero cuando precede a una oración interrogativa o exclamativa: Pero ¿dónde vas a estas horas? / Pero ¡qué barbaridad!

4 El uso de la coma tras las fórmulas de saludo en cartas y documentos es un anglicismo ortográfi co que debe evitarse; en español se emplean los dos puntos: Querido amigo, Te escribo esta carta para comunicarte... Debe ser: Querido amigo: Te escribo esta carta para comunicarte...

8 reglas especiales de acentuación

1 Palabras compuestas sin guión. Las palabras compuestas escritas sin guión se comportan como las palabras simples y siguen las reglas de acentuación, con independencia de cómo se acentúen gráfi camente sus formantes por separado: dieciséis (diez + y + seis) se escribe con tilde por ser palabra aguda terminada en -s; baloncesto (balón + cesto) no lleva tilde por ser palabra grave terminada en vocal. 

2 Palabras compuestas con guión. Las palabras unidas entre sí mediante un guión, sean del tipo que sean y con independencia de cómo se pronuncien, siempre conservan la acentuación gráfi ca que corresponde a cada uno de los términos por separado: Sánchez-Cano, germano-soviético, teórico-práctico 

 3 Adverbios en -mente. Los adverbios terminados en -mente se pronuncian con dos sílabas tónicas: la que corresponde al adjetivo del que derivan y la del elemento compositivo -mente (lentamente). Estas palabras conservan el tilde, si había, del adjetivo del que derivan: fácilmente (de fácil), rápidamente (de rápido); pero de no ser así, no llevan tilde: cordialmente (de cordial), bruscamente (de brusco).

4 Formas verbales con pronombres enclíticos. A diferencia de lo establecido en normas ortográfi cas anteriores, a partir de la Ortografía de la Real Academia Española de la Lengua (RAE) de 1999, las formas verbales con enclíticos (me, se te, nos, os, la, lo , las, los, le, les) deben acentuarse gráfi camente siguiendo las reglas de acentuación; así, formas como estate, suponlo, deles se escriben ahora sin tilde por ser palabras graves terminadas en vocal o en -s, mientras que déselo, léela, fíjate llevan tilde por ser esdrújulas, y oídme, salíos, reírte, por contener un hiato de vocal cerrada tónica y vocal abierta átona.

5 Voces y expresiones latinas. Las voces y expresiones latinas utilizadas corrientemente en español se someten a las reglas de acentuación: tedeum (sin tilde, por ser palabra aguda terminada en -m); quórum (con tilde, por ser palabra grave terminada en -m); hábeas corpus (hábeas lleva tilde por ser una palabra esdrújula, mientras que corpus no la lleva por ser grave terminada en -s).
  
6 Palabras extranjeras no adaptadas. Los extranjerismos que conservan su grafía original y no han sido adaptados, así como los nombres propios originarios de otras lenguas (razón por la cual se deben escribir en cursiva, en los textos impresos, o entre comillas, en la escritura manual), no deben llevar ningún acento que no tengan en su idioma de procedencia, es decir, no se someten a las reglas de acentuación del español: disc-jockey, catering, gourmet, Wellington, Mompou, Düsseldorf. 

7 Palabras extranjeras adaptadas. Las palabras de origen extranjero ya incorporadas al español o adaptadas completamente a su pronunciación y escritura, incluidos los nombres propios, deben someterse a las reglas de acentuación de nuestro idioma: béisbol, del ingl. baseball; bidé, del fr. bidet; Milán, del it. Milano. Las transcripciones de palabras procedentes de lenguas que utilizan alfabetos no latinos, incluidos los nombres propios, se consideran adaptaciones y deben seguir, por tanto, las reglas de acentuación: glásnost, Tolstói, Taiwán. 

8 Mayúsculas. Las letras mayúsculas, tanto si se trata de iniciales como si se integran en una palabra escrita enteramente en mayúsculas, deben llevar tilde si así les corresponde según las reglas de acentuación: Ángel, PROHIBIDO PISAR EL CÉSPED. No se acentúan, sin embargo, las mayúsculas que forman parte de las siglas.

domingo, 3 de julio de 2011

Tipos de noticias

No todas las noticias son iguales. Además de la clasificación tradicional por secciones (que debéis conocer: política, sociedad, cultura, espectáculos, deportes, economía), las noticias pueden ser de muy distintos tipos, y varios autores han escrito páginas y páginas tratando de clasificarlas.
 
La tipología que reproduce Mar de Fontcuberta (pp. 82-90) es académicamente correcta, pero en la práctica resulta escasa. La tipología de las noticias ha ido evolucionando con el tiempo, sobre todo a medida que los medios han ido adaptándose a nuevos centros de interés que han aparecido en la sociedad, o nuevas maneras de mirar las cosas. En los momentos en que los medios inician procesos de cambio y adaptación, las clasificaciones formales de las noticias que emplean en su paginación suelen variar, así como su sucesión en el lanzado de páginas. Así pues, las distinciones decisivas de las tipologías posibles se encuentran en los medios realmente existentes y no en taxonomías académicas.
 
La que sigue es una tipología basada en este criterio, de la que se debe tomar nota, porque esto no está en los libros.  Tipos de noticias (que no se excluyen entre sí, se pueden mezclar):
 
-DE ACTUALIDAD inmediata: las que informan de algo que acaba de ocurrir o descubrirse, algo que ha ocurrido “ayer” (prensa), “esta, mañana, esta tarde, esta noche” (TV), “hace media hora” o “en estos momentos” (radio). Son las más frecuentes.
 
-DE FUTURO: las que anuncian cambios (“en el año 2000 subirán los salarios”, "mañana se celebra...").
 
-DE SITUACION: las que informan de un tema de actualidad permanente (paro, IPC, droga, violencia infantil, etc.) o aportan datos nuevos a un tema que se está desarrollando (p.ej.: consecuencias y derivaciones del tema “okupas”)
 
- COMPLEMENTARIAS: las que aportan detalles o puntos de vista diferentes a la información dada por otras noticias, llamadas principales. 
 
- DE SUMARIO, las que reúnen en una misma información diferentes temas procedentes de una sola fuente (rueda de prensa, consejo de ministros, portadas de los diarios de Madrid, etc.)
 
- DE SERVICIO: las que ofrecen información útil al lector, desde el tiempo hasta la cartelera de espectáculos, pasando por la agenda del día o el número de los ciegos, y los programas de la tele. Estas noticias suelen darse muy resumidas y a veces ni siquiera están redactadas. Pero son noticias.
 
- DE EFEMERIDES: las que informan puntualmente sobre acontecimientos de la vida personal (necrológicas, nacimientos) o colectiva (aniversarios, centenarios, conmemoraciones, etc.)
 
- DE INTERES HUMANO: las que apelan, por encima de todo, a la emotividad del lector, que suelen ser básicamente las noticias de sucesos.
 
Hay que hacer el ejercicio de intentar asignar estos tipos a las noticias que redactais, que leéis o veis.
Noticia no es que un perro muerda a un hombre sino que un hombre muerda a un perro. Pero sí es noticia que un perro muerda a un hombre si el hombre muere. O si un perro agresivo ataca a un niño y le causa heridas graves. Noticia responde, en principio, a NOVEDAD, RAREZA.
 
Hay que tener claros los conceptos de ACONTECIMIENTO, ACTUALIDAD y PERIODICIDAD para ver qué otras condiciones hacen de un hecho una noticia. Pensar como periodistas significa saber salir a buscar la noticia y saber identificarla.
 
¿Qué es una noticia?
 
La comunicación pública de un hecho que acaba de producirse, descubrirse o anunciarse ¿Qué hace que una noticia sea periodística? Dos variables:

- Intrínseca al hecho: que sea un ACONTECIMIENTO de ACTUALIDAD
 
-Extrínseca: que la comunicación CIRCULE hacia un PÚBLICO interesado a través de un MEDIO MASIVO, gracias a una decisión del periodista.
 
¿Qué convierte a un hecho en acontecimiento noticiable?
 
a) Que produzca una VARIACION EN EL SISTEMA, que afecte a la vida o que se salga de lo corriente.
La variación en el sistema puede ser previsible o imprevisible.
Un acontecimiento será tanto más periodístico cuanto mayor sea el efecto de esa variación entre el público.
 
b) Que sea COMUNICABLE, que valga la pena darle publicidad debido a una serie de factores que lo hacen interesante:

- Proximidad

-Notoriedad

-Conflictividad

-Emotividad

-Rareza o curiosidad
 
Atención: en esta decisión interviene el análisis personal del comunicador. Así, se ha dicho que un acontecimiento se convierte en noticia cuando así lo deciden los periodistas. Por eso existe un campo de conocimiento y práctica que se llama newsmaking (fabricación de noticias). Es el campo central de accion de los relaciones públicas, agentes de prensa, etc., pero también de las propias empresas periodísticas, cuando son las redacciones las que recurren al newsmaking para aplicar o encaminar la propia línea informativa y editorial del medio.

El problema del newsmaking es que pone las agendas de actualidad fuera de las manos de los periodistas. Esto se ha convertido en la verdadera lacra del periodismo actual, y uno de los factores de desconfianza y pérdida de público de los medios tradicionales en favor de internet y los medios sociales. El antídoto: que el periodista cumpla con su obligación de mirar la realidad con ojos críticos, y que la empresa cumpla con la suya, proporcionando al público contenidos informativos originales e independientes.
 
En todo caso, el periodista decide comunicar un acontecimiento y así lo convierte en noticia.
 
c)  que sea ACTUAL
 
La noticia en estado puro viene dada siempre por un acontecimiento sorprendente, estremecedor, paradójico o trascendental, y sobre todo, reciente. (Alex Grijelmo, El estilo del periodista).
 
Para que un hecho sea actual se requieren dos condiciones:
 
- Que sea reciente, que haya ocurrido ahora (dentro de la periodicidad del medio);
 
- Que su comunicación sea inmediata, que se transmita en cuanto acaba de conocerse.
 
El concepto de actualidad está íntimamente ligado al de PERIODICIDAD, y varía de unos medios a otros:

- La prensa diaria emite su mensaje con una frecuencia fija, una vez al día, salvo raras excepciones.
 
- Los medios audiovisuales (radio, TV, web) renuevan sus mensajes con más frecuencia porque tienen un contacto más permanente con el público.
 
La TV lo hace según la programación horaria de sus espacios informativos, que suelen ser tres: mañana, mediodía y noche, con variaciones y avances. También tiene la posibilidad de interrumpir su programación habitual para informar puntualmente de un hecho notable que merezca ese tratamiento, una "super-noticia" como, por ejemplo, el ataque aéreo a las torres gemelas de Nueva York. (Pero existen canales de noticias 24 horas, en TDT, cable y satélite, y recursos de información permanente en la televisión generalista, como kyrons o conexiones.
 
La RADIO, por la UBICUIDAD del receptor (se puede llevar en el bolsillo o en el coche) y del emisor (un simple móvil), permite mayor inmediatez, sobre todo para la llamada información urgente y útil (casos de catástrofe natural, llamadas de auxilio, etc.). La televisión aún no puede disputar la ubicuidad a la radio, lo que sólo será posible mediante la extensión de la TVIP, la TV por telefonía móvil y la universalización del WIFI.
 
Internet ha introducido un elemento decisivo en el concepto de periodicidad: ha roto completamente con él. En la red todo puede actualizarse –y de hecho, se hace-- permanentemente. Los ases que juega internet en la partida de la actualidad son:
 
-Hipertextualidad
 
-Actualización permanente
 
-Multimedia
 
-Medios sociales integrados
 
-Accesibilidad universal, progresiva ubicuidad
 
-Participación, colaboración, amigabilidad (Web 2.)
 
Las consecuencias de la ruptura de la periodicidad por internet aún están por ver. La crisis de los medios tradicionales es sólo la punta del iceberg. Esta ruptura, y el contexto sociotécnico de la Web 2.0, están poniendo en cuestión el propio concepto de periodismo. Se habla de periodismo ciudadano o grassroots journalism como primer atisbo de una posibilidad colaborativa de la red que aún no sabemos dónde nos puede llevar. Las posibilidades –apuntadas, más que efectivas-- de las redes sociales en interaccion con los medios son enormes. Con toda seguridad, si esas posibilidades se realizan, el periodismo se transformará.
Además de la actualidad, la noticia, para serlo, tiene que tener lo que se llama INTERES OBJETIVO para que sea comunicable y que el público la perciba positivamente. Atención, este interés objetivo no es lo mismo que objetividad en el relato periodístico y en la posición del periodista y del medio. De eso hablaremos más adelante.
 
Este interés depende, sustancialmente:
 
-de la CANTIDAD de receptores a los que afecta personalmente el hecho ocurrido;
 
-de su PROXIMIDAD geográfica (aquí es más noticia un muerto por una riada en el Maresme que 800 por una inundación en China);
 
-de la NOTORIEDAD de sus protagonistas;
-de la EMOTIVIDAD que susciten los hechos narrados.
 
Por lo tanto, antes de redactar una noticia, cualquier noticia, hay que hacerse dos preguntas clave: ¿Qué voy a contar? ¿A quién?
 
Las respuestas a estas preguntas constituyen el ESQUEMA MENTAL que te ha de servir para darle a la noticia una ESTRUCTURA u otra. 
 

Entrenando el olfato periodístico

La herramienta del periodista es la escritura. Pero para poder utilizar una herramienta adecuadamente hay que saber qué se pretende hacer con ella, cuál es el objetivo de la operación. A trabajar bien se empieza pensando bien.

La habilidad fundamental del periodista no es (solamente) redactar noticias. Lo que decide si alguien es o no periodista es su sentido de la noticia. Un buen periodista es quien sabe lo que es noticia, sabe cómo conseguirla, y sabe cómo redactarla para que la lea (o vea, o escuche) su público.

El proceso de decidir lo que es o no es noticia es el que con más frecuencia hay que aplicar en el ejercicio de la profesión. Su mejor o peor asimilación define la condición de un buen o un mal periodista, más que el saber redactar noticias.
Es lo que se llama tener olfato periodístico: la posibilidad de decidir rápidamente, sin dudas ni vacilaciones, lo que el público debe y/o quiere saber. El olfato periodístico no se compra en las farmacias ni se aprende: lo posee uno si es vocacionalmente periodista y se desarrolla, entrena y perfecciona con el estudio y la práctica. Y sobre todo, con la asunción de la mentalidad de periodista, que empieza por vivir, dia a día, y durante todo el día, sumergido en el mundo noticioso. Es obligación de todo estudiante de periodismo leer la prensa cada día (mejor varios diarios), ver los informativos (diarios y no diarios) de la televisión y escuchar las noticias y magazines noticiosos de las radios. El estudiante de periodismo debe:

- Conocer el universo informativo de su entorno y el internacional

-Estar al corriente de la actualidad    

-Reflexionar sobre ella y el tratamiento que de ella hacen los medios

-Construirse sus propias opiniones y reflexiones sobre la práctica periodística que observa en los medios:  ¿qué hubiera hecho yo ¿cómo lo hubiera hecho yo?

He encontrado a veces alumnos que me miran extrañados cuando les digo que tienen la obligación de comprar el periódico cada día. Tal extrañeza es absurda: lo menos que puede esperarse de quien quiere ser periodista es que le gusten los periódicos. Si no te atraen los periódicos y todos los productos informativos, si no tienes la pasión de ver “cómo son por dentro”, de toquetearlos y hacerlos tuyos, dedícate a otra cosa y punto.

Estas cuatro obligaciones del estudiante de periodismo son las líneas prácticas que le ayudarán a desarrollar su olfato periodístico, a familiarizarle con su futura profesión y a profundizar en su aprendizaje. Las prácticas de periodismo no solamente se realizan en el aula de prácticas de la facultad: se hacen todo el día en todas partes. No se es periodista durante una jornada de estudio o trabajo, se es periodista todo el día, cada día de tu vida. El que no esté dispuesto a ello, que escoja otro oficio. Ponerse por menos es ser mediocre y fracasar.

Lo fundamental en esa observación de la actualidad y la realidad es mirar la realidad con ojos crìticos. Ese es el punto de partida del cual se despliega el sentido del olfato periodístico. Cumplir esas cuatro obligaciones desarrollando una mirada crítica hacia la realidad es el camino que nos llevará a convertirnos en periodistas.

Fuente

domingo, 26 de junio de 2011

Libro: Redacción y estilo periodístico, apuntes prácticos

A lo largo de mis años de docencia de Teoría y Práctica de la Comunicación en la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Central del Ecuador como instructora de CIESPAL para cursos de redacción y estilo organizados por gremios y universidades, me di cuenta de que los periodistas nos olvidamos frecuentemente de reglas básicas, tanto de estilo como gramaticales. Por eso, me puse a revisar algunas obras sobre el tema, las mismas que constan en la bibliografía, y otras más, para sacar lo más importante y darlo en forma de manual, para ayuda de quieres nos dedicamos a la labor de escribir.

 Lucía Lemos

(Para descargar el libro, debes registrate en scribd.com)
redaccion y estilo periodístico